En juego, luz u oscuridad, advierte Biden de cara a elección

Frente a un auditorio semivacío en Wilmington, Delaware, la ciudad en la que reside, el exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio ayer el que es hasta ahora el discurso más importante de su larga carrera política de poco más de 50 años, desarrollada principalmente en el Senado, al aceptar la nominación a la candidatura presidencial demócrata.

Desde el Chase Center, Biden advirtió que aunque todas las elecciones son importantes, la de noviembre “tiene más consecuencias”, pues su potencial es el de cambiar la vida y “determinará cómo se verá Estados Unidos durante mucho, mucho tiempo”.

“Aquí y ahora, les doy mi palabra: si me confían la presidencia, recurriré a lo mejor de nosotros, no a lo peor. Seré un aliado de la luz, no de la oscuridad”, dijo.

Y agregó: “El amor es más poderoso que el odio. La esperanza es más poderosa que el miedo. Y la luz es más poderosa y profunda. Este es nuestro momento. Esta es nuestra misión. ¿Podrá la historia decir que el final de este capítulo de la oscuridad estadounidense comenzó aquí esta noche?”.

Durante su discurso, Biden advirtió que en el país convergen cuatro crisis históricas: una pandemia, la recesión económica, la injusticia racial y el cambio climático, a las que no ha podido hacer frente el presidente Donald Trump, a quien nunca mencionó por su nombre.

“(El presidente) ha fallado en su deber más básico para con la nación: no ha podido protegernos y, mis compatriotas, eso es imperdonable”, dijo Biden, quien después ofreció condolencias a los deudos de los más de 170 mil estadounidenses que han muerto por el Covid-19.

“Tengo una idea de cómo se siente perder a alguien a quien amas”, dijo Biden, quien en 1972 sufrió el fallecimiento de su esposa Nelia Hunter y su hija de un año Naomi, en un accidente automovilístico; en 2015 también perdió a su hijo, Beau, quien padecía cáncer.

En una aparente referencia a los dichos de Trump, quien considera que el virus “simplemente desaparecerá”, Biden advirtió que no se avecina “ningún milagro”, por lo que se comprometió a que desde el primer día de su mandato daría a conocer su estrategia contra la crisis sanitaria.

Biden terminó su discurso de aceptación considerando que el país está listo para el fin del racismo sistémico, una postura en la que jugará un papel importante su compañera de fórmula, Kamala Harris.
Biden recordó que este año habló con la hija de George Floyd, un afroamericano muerto a manos de policías, tras cuyo deceso se desató una ola de protestas.

“¿Seremos la generación que finalmente borre la mancha de racismo de nuestro carácter nacional? Creo que estamos a la altura. Creo que estamos listos”, dijo.

El discurso de Biden cerró la cuarta y última noche de la Convención Nacional Demócrata, que originalmente se realizaría en Milwaukee, pero que terminó siendo un compilado de discursos pronunciados en línea desde distintas partes del país, a causa de la pandemia de Covid-19.

Para Biden, la tercera fue la vencida, pues luego de haberse retirado de la contienda por la candidatura, incluso antes de las elecciones primarias en 1988 y 2008, esta vez su perfil fue el que resultó favorecido luego de que su principal contrincante, el progresista Bernie Sanders, abandonó la carrera y le otorgó su respaldo.

Así, el político que en 1970 se convirtió en el sexto senador más joven en la historia de Estados Unidos, y que en 1988 quiso ser el presidente de menor edad desde John F. Kennedy, esta vez aspira a convertirse en el titular del Ejecutivo más longevo que haya sido electo.

De inicio, y cuando faltan 74 días para la elección, parece que las perspectivas son positivas para la dupla que forma con la senadora Kamala Harris, pues en varias encuestas mantienen ventajas de dos dígitos sobre la fórmula Trump-Pence.

Por Agencias

Notas Principales
El gobernador Rutilio Escandon Cadenas hace entrega regional de apoyo a productores de los sectores agropecuario y acuicola
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros