Lea hoy: Vacunas (I) del Dr. Juan Carlos Sanchez Magallan

Una vacuna es cualquier sustancia que estimule al sistema inmunológico para crear defensas en contra de algo.

Generalmente, una vacuna está hecha de bacterias o virus. La finalidad es poner al cuerpo en contacto con el microorganismo debilitado, de manera controlada, para que estimule al sistema inmune sin causar la enfermedad, de tal forma que cuando el individuo vacunado se enfrente a ese microorganismo en su forma normal, el sistema inmune actúe rápido en contra de él y lo elimine antes de que cause la enfermedad. Hubo una cadena de descubrimientos de vacunas, entre ellas la rabia (1885), difteria (1890), tuberculosis (1921), fiebre amarilla (1936), poliomielitis (1950), sarampión (1958), rubéola (1969), parotiditis (1971), neumococo (1971) e influenza (1975).

Debido a que las vacunas son productos diseñados para defender la salud humana, su proceso de fabricación es tardado y costoso. El desarrollo involucra la fase de investigación, estudios clínicos, obtención de permisos de autoridades regulatorias, fabricación y distribución a la población.

Cada vacuna previene una o varias enfermedades específicamente, según haya sido preparada, y tiene una indicación específica para ser utilizada, siempre que se apliquen debe hacerse bajo la supervisión del personal de salud. Como ocurre con cualquier otro medicamento, pueden causar efectos adversos que deben ser considerados y reportados, a fin de que los fabricantes estén informados del comportamiento del producto y se garantice siempre la seguridad y efectividad.

Las vacunas se desarrollan siguiendo lineamientos muy estrictos que verifiquen la seguridad y efectividad, primero en animales de experimentación y luego en seres humanos. Los laboratorios en donde se producen cuentan con instalaciones altamente especializadas que cumplen con la normatividad establecida por la autoridad regulatoria nacional y/o internacional, la cual es muy estricta y que hace que las vacunas sean lo más seguras posible.
Las vacunas son una herramienta de salud colectiva, ya que, al despertar una respuesta inmune en una sola persona, tienen efecto sobre el estado de salud de todos los individuos de su comunidad.

Son tiempos de sabiduría, cordura y madurez; la frustración, angustia, estrés y ansiedad que viven muchas personas se convierte en depresión que agobia y destruye, consecuencia de la toxicidad de la información, llamada infodemia, que circula en las redes y de los charlatanes mercantilistas que aprovechan esto para vender curas milagrosas, elixires, tónicos, aguas medicinales y medicamentos prohibidos por los organismos de salud internacionales, como la OMS, FDA, OPS, y nacionales, como la Cofepris. Afortunadamente, se ve la luz al final de este oscuro túnel de la pandemia, la Universidad de Oxford y la farmacéutica Astra Zeneca lograron con éxito la inmunidad en mil personas y sin efectos secundarios.

Las compañías Pfizer, Merck y Moderna no venderán a precio de costo las vacunas y sí Astra Zeneca y Johnson & Johnson, en 2.5 euros, equivalente a 65 pesos mexicanos.

El canciller Marcelo Ebrard Casaubon informó que “México llegará a tiempo a la vacuna contra el coronavirus”, por los acuerdos multilaterales para su desarrollo y distribución. La ONU aprobó la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre garantizar el acceso universal a insumos (vacunas) y la Alianza Internacional con 77 países que siguen nueve proyectos distintos, cuyas fases han sido positivas. México elegirá cuál es el más conveniente.

Adicionalmente, China prestará 1,000 millones de dólares para el covid-19, en un acto de solidaridad.

En octubre, 1 millón 800 mil vacunas contra la influenza se aplicarán a los habitantes de la CDMX, para inmunizar y fortalecer la defensa contra el virus de la influenza.

Se observan luces alentadoras, ¿o no, estimado lector?

Notas Principales
Habitantes de San Cristóbal de Las Casas, piden atender invasión de humedales
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros