Extiende UNICACH el conocimiento científico

Para divulgar las múltiples propiedades del suero de leche y las diversas maneras en que puede aprovecharse en la industria alimenticia, la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (UNICACH) publicó un libro que contiene una serie de artículos realizados por académicos y estudiantes en el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Productos Funcionales (LIDPF) de la Facultad de Ciencias de la Nutrición y Alimentos (FCNyA).

El rector de la UNICACH, José Rodolfo Calvo Fonseca, ha expresado que la Producción Editorial que la Universidad realiza mediante la Dirección de Extensión Universitaria, cumple la importante función de dar a conocer el aporte científico, artístico y literario de investigadores y creadores unicachenses, así como de personalidades destacadas en el ámbito de las ciencias y las artes.

Esta novedad editorial de la UNICACH lleva por título “Suero de leche: impacto nutricional, tecnologías de procesamiento, evaluación sensorial e innovación gastronómica”, y fue coordinado por el director de la FCNyA, Gilber Vela Gutiérrez.

Respecto al libro, Vela Gutiérrez comentó que reúne una serie de actividades de investigación y desarrollo tecnológico acerca del suero de leche, residuo que se genera en la producción de queso, el cual contiene 50 por ciento de nutrientes y muchas veces se desperdicia, provocando además contaminación ambiental al ser desechado.

En Chiapas se destina casi el 39 por ciento de la producción de leche a la elaboración de quesos; es decir, unos 165.2 millones de litros de lácteo, de los cuales se desecha alrededor de 147.03 millones de litros de lacto-suero con alto valor nutricional.

El suero de leche contiene hidratos de carbono en forma de lactosa o azúcar de leche, proteína, minerales y ácido láctico. Las proteínas de suero de leche son de buena calidad; su composición de aminoácidos esenciales ayuda a realzar la función inmune del organismo. Dentro de los minerales que contiene, se encuentran el potasio, calcio, fósforo y magnesio, así como hierro, zinc y cobre.

Estas propiedades se han aprovechado para elaborar alimentos funcionales para diversos grupos poblaciones que van desde la edad preescolar hasta adultos mayores, como papillas, galletas, bebidas energéticas, pro-bióticas y fermentadas, así como pan, gelatinas, un recetario y una biopelícula comestible para extender la vida de anaquel de frutos.

Notas Principales
Chocaron en el cruce de Uno x Uno en el centro
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros