Basura; negociazo de Carlos Morales.

b_0_300_16777215_00_images_8473.jpg

*Se tenía la esperanza de que se combatiera la corrupción con el nuevo alcalde, pero el pueblo perdió las esperanzas.

*Se puede finalizar contrato con Veolia, pero Carlos Morales Vázquez tiene intereses millonarios de por medio.

El Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez ha sido artífice desde hace más de una década de la avaricia y descarado robo de la empresa Productiva, ahora llamada Veolia.
Los Gobiernos municipales pasas, las administraciones se extinguen, pero el problema persiste gracias a la “ignorancia” o “complicidad” de las autoridades que ven ante sus ojo como la contaminación carcome el medio ambiente y afecta la salud y el patrimonio de las personas alrededor del tiradero ubicado en la capital de Chiapas.
Para un gran número de tuxtlecos estas acciones negligentes en el manejo y disposición de los residuos es parte de la corrupción de continuidad entre los Alcaldes que no distingue color partidista y lo que le distingue son los millonarios manejos de dinero que literalmente van a parar a la basura.

A partir de la entrada de la Administración del MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional), encabezado por Carlos Morales Vázquez Vázquez, se tenía la esperanza de que se combatiera la corrupción de frente y sin miramientos, sin embargo en el caso de Proactiva, la Presidencia Municipal ha sido endeble y ha dado pauta para que el recurso siga fluyendo a borbotones millonarios, con el pretexto de que no existe forma jurídica que les permita terminar con el contrato con Veolia.
Pero esto es una mentira flagrante a la ciudadanía, pues en diciembre de 2018 se firmó un nuevo convenio que modificó el contrato para el manejo de residuos sólidos en Tuxtla Gutiérrez, lo que permitiría de un tajo terminar las relaciones contractuales con esa empresa envenenadora.
En primer término porque los convenios realizados entre dos o más personas para transferir obligaciones y derechos la ley los reconoce como contratos, dichos contratos pueden ser inválidos al contener vicios de consentimiento.
Por lo anterior Veolia ha engañado reiteradamente y dolosamente a los Ayuntamientos (dándoles el beneficio de la duda), ya que se comprometió a llevar norma ISO 14001, la cual describe los elementos básicos del Sistema de Gestión Ambiental, entre ellos la Protección Ambiental la cual está más que comprobada no cuida al dejar escapar lixiviados a los mantos acuíferos que han contaminado el entorno en perjuicio de los habitantes de esa región del municipio de Tuxtla Gutiérrez lo que ha generado acciones legales contra la empresa. el municipio y exigencias internacionales al estado mexicano para que detengan la degradación del medio ambiente y las afectaciones a la salud y el patrimonio de los ciudadanos que han presentado enfermedades como el cáncer.
Solamente con este argumento, la Alcaldía, encabezada por Carlos Morales Vázquez, podría la facultad de resolver finiquitar unilateralmente el contrato con Veolia y, es más, hasta exigirle el cumplimiento de la norma y de caso contrario pedir la intervención de Profepa a fin de iniciarles un proceso penal por ecocidio. Además del resarcimiento de daños y perjuicios en ambos casos.
La duda que salta es: ¿Porque Carlos Morales no emprende acciones legales contra Veolia?, ¿porque siendo tan evidente la negligencia en el manejo de los residuos sólidos de Proactiva refrendó un contrato y hasta paga porque sigan contaminando?.
En una siguiente entrega daremos a conocer cómo el Presidente municipal tiene sus intereses en la basura, en especial la de las empresas de la ciudad capital.

Por Agencia55.mx