Planea CNTE marchar el próximo viernes.

b_0_300_16777215_00_images_8245.jpg

 

Para intensificar protestas contra la nueva reforma educativa, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) protestará el próximo 5 de abril del Zócalo capitalino a las instalaciones de la Cámara de Diputados.

Los contingentes de Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero, Estado de México y Ciudad de México tienen planeado salir a las 9:00 horas de la Plaza de la Constitución.
Los inconformes exigen la abrogación de la reforma educativa promulgada en el 2013 por el ex Presidente, Enrique Peña Nieto y demandan al Presidente, Andrés Manuel López Obrador, no simular una reforma educativa.
Los profesores disidentes determinaron que la Comisión Nacional Única Negociadora (CNUN) de la Coordinadora será exclusivamente la única interlocutora ante el Poder Ejecutivo y Legislativo.
El magisterio se declaró en alerta máxima y amagó con continuar sus protestas en el marco de la discusión de la nueva reforma educativa.
Aunado a esto, la Coordinadora también planea una estrategia de medios de comunicación para contrarrestar, lo que consideraron, "la propaganda de difamación en su contra".
En la reunión realizada ayer, los sindicalizados acordaron que la marcha se hará previo a la inauguración de su V Congreso Político de la CNTE previsto para el 5, 6 y 7 de abril en las instalaciones de la Sección 9 de la Ciudad de México.
Desde el pasado 18 de marzo, la CNTE se pronunció contra el proyecto de dictamen de la nueva reforma educativa que se filtró en la Cámara de Diputados.
Dirigentes demandaron que el Artículo Tercero de la Constitución sea eminentemente educativo, pedagógico, filosófico y no contemple términos laborales.
Los docentes proponen que la relación laboral del magisterio quede plasmada en las leyes secundarias del Artículo 123 apartado B, donde se encuentran establecida la relación obrero patronal de todos los trabajadores del País.
Los profesores urgen que el ingreso, promoción y permanencia al servicio docente no se haga por medio de una evaluación, como lo contempla la reforma del 2013 y el proyecto que se espera discutir en San Lázaro.
En su lugar demandan plazas automáticas para egresados de las escuelas normales y que la promoción y permanencia se otorguen por medio de los usos y costumbres del magisterio, donde se considera la asistencia a marchas, bloqueos y plantones para subir a un puesto de trabajo.

Por Reforma