Lea hoy: Drogas del Dr. Juan Carlos Sánchez Magallán

3559.jpg
Enrique de la Madrid reinsertó el tema de las drogas en el debate público al proponer, a título personal, “legalizar el consumo de la mariguana en el país para disminuir los niveles de inseguridad por la lucha contra el narcotráfico”En este espacio lo hemos dicho hasta el cansancio, legalizadas están, lo que hay que hacer es despenalizarlas para acabar con la cadena delictiva que provoca la producción hasta su comercialización, como sucedió con la prohibición del tabaco y el alcohol en Estados Unidos, que dejó muertos y cantidades descomunales de dinero a las bandas delincuenciales y al ser el negocio ilícito más rentable del mundo; a los precandidatos presidenciales les resulta incómodo este asunto. Ricardo Anaya dijo “no a la legalización”, mostrando ignorancia del tema, pues reitero, legalizado su consumo está, no así, despenalizada la cadena comercial. López Obrador se negó a hablar del tema bajo el argumento de que sus palabras pueden sacarlas de contexto.
 
Se pronunció por “otorgar el perdón, pero no el olvido a los narcotraficantes del país”. Dicho de otra manera… “el show debe continuar”.  
En México, el consumo de drogas no está prohibido y las personas que son sorprendidas consumiendo o portando la de estricto uso personal, no pueden ser sujetas a ningún proceso judicial, pues sería una violación a la legislación penal mexicana en materia de delitos contra la salud.
El Código Federal penaliza las conductas siguientes: Al que produzca, transporte, trafique, comercie, suministre, aun gratuitamente, o prescriba narcóticos. Precisando penas de reclusión que, en el caso de mariguana, van de los 10 meses a los 10 años de prisión, dependiendo de la cantidad de droga que tenga en su poder, y aplica si es primo delincuente o multireincidente para evitar abusos de autoridades policiacas, y si la posees en ciertas cantidades y circunstancias no debes ser procesado penalmente. La ley reconoce a los consumidores como diferentes a los farmacodependientes y a éstos de los delincuentes. La portación legal de drogas permitida es la siguiente: opio (2 g), heroína (50 mg), mariguana (5 g), cocaína (500 mg), LSD (0.015 mg), cristal (40 mg), metanfetamina (40 mg) en presentación de tabletas o cápsulas (200 mg), importante es aclarar que sólo su posesión está permitida, si alguien desea transportarla a un destino turístico vía avión o un autobús de líneas comerciales, seguro serán detenidos y puestos a disposición de las autoridades competentes.
Efectivamente, consumir droga no es un delito, pero si te sorprenden en posesión de drogas ilícitas, las responsabilidades son las siguientes: Si es menor a la cantidad permitida, no hay penalidad, la autoridad te presentará ante el M.P. El cual sólo deberá hacer la recomendación de asistir a un tratamiento de rehabilitación en alguna institución pública o privada. Si posees más cantidad a la permitida y “por las circunstancias del hecho no pueda considerarse destinada a comercializarse o suministrarla aun gratuitamente, la penalidad será de 10 a 36 meses de prisión y hasta 80 días de multa. Poseer más cantidad a la señalada y sea con la finalidad de comercializarla o suministrarla, aun gratuitamente, la pena será de 3 a 6 años de prisión y de 80 a 300 días de multa. Si comercias o suministras “aun gratuitamente”, la pena es de 4 a 8 años y 200 a 400 días de multa y de 7 a 15 años si se realiza en escuelas en un radio de 300 metros.
Los adictos son farmacodependientes que tienen el derecho a recibir tratamientos médicos apegados a las normas mexicanas e internacionales y su internamiento debe ser voluntario, pues el forzoso es ilegal, incluso si lo realizan sus familiares, y sólo se permitirá si la integridad física del sujeto o de terceros está en inminente peligro, mediante notificación a la autoridad civil o si es la tercera detención portando drogas para uso personal.
Ojalá José Antonio Meade le entre al toro con una propuesta de avanzada que permita la descriminalización de los jóvenes y familias enteras que se dedican a este negocio, muchos por auténtica necesidad, y acabar con el negocio de los cárteles criminales, así terminaría con la corrupción, violencia y criminalidad que tienen agobiado al país entero. ¿O no, estimado lector?
Agencia