“Soy dueño de mi silencio”: AMLO frente a embates de Trump

b_0_300_16777215_00_images_8941.jpeg
Con la mano en alto como símbolo de amor y paz, el presidente Andrés Manuel López Obrador se negó a emitir un posicionamiento luego de que su homólogo estadounidense manifestara que “nosotros no los necesitamos (México), ellos nos necesitan a nosotros (Estados Unidos)”. 
“Soy dueño de mi silencio”, enfatizó el primer mandatario. Cuestionado sobre el anuncio del despliegue de seis mil elementos de la Guardia Nacional, López Obrador aclaró que el nuevo cuerpo de seguridad “tendrá presencia en la frontera norte, sur y en todo México. 
Son 266 coordinaciones que realizarán labores de seguridad pública, pero podrán coadyuvar en tareas de apoyo ante el paso de migrantes, apuntó. Frente al avance de la cuenta regresiva marcada el 10 de junio para una posible imposición de aranceles graduales a productos mexicanos en Estados Unidos, y a un día del encuentro por la unidad y la dignidad nacional citado en Tijuana, en la franja fronteriza, el presidente Obrador insistió en que no se peleará con el gobierno de los Estados Unidos con quien habrá “buena amistad; somos vecinos cercanos, no distantes”. En medio de intensas negociaciones bilaterales, el primer mandatario mexicano celebró que “no se hayan parado de la mesa” porque no se han roto las pláticas.
“Queremos mantener el diálogo y las buenas relaciones con Estados Unidos”, remarcó el Jefe del Ejecutivo al reiterar que este sábado 8 de junio la reunión con todos los sectores del país será para “defender —todos juntos— la dignidad y mantener la amistad con el pueblo de Estados Unidos”; para ello se ha invitado a gobernadores, legisladores, dirigentes empresariales y obreros. 
López Obrador lamentó que se haya mezclado el tema de aranceles con la agenda migratoria. “No debería de ser así”, recriminó, al considerar que en el caso migratorio, ni siquiera se analizan las causas solo se ven los efectos y no se toma en cuenta “lo que está pasando en Centroamérica, la crisis profunda que se vive en esos países, en particular en Honduras; solo ven el crecimiento del flujo migratorio y su paso por México”, agregó. —¿México será un tercer país seguro?, se le inquiere. —“Se esta viendo, lo esta atendiendo la Secretaría de Relaciones Exteriores”. —“¿Es una posibilidad? Se le insiste. —“No tengo información, el canciller Marcelo Ebrard va a explicar cómo va la negociación con Estados Unidos”, concluyó.
Por Agencias