Mark Zuckerberg construye una caja del sueño para una mejor crianza de sus niñas.

b_0_300_16777215_00_images_8415.jpg

"Es un artefacto para ayudar a mi pareja a dormir mejor es una de las mejores maneras que puedo imaginar para expresar mi amor y gratitud", dice el gran empresario tecnológico.

Mark Zuckerberg ha construido una caja de madera brillante para ayudar a su esposa Priscilla a dormir mejor por la noche mientras cuida a sus dos hijas. El CEO de Facebook, de 34 años, contó en Instagram su último invento y explicó cómo funciona. La caja del sueño emite una luz muy tenue entre las 6 y las 7 cuando sus hijas Max y August generalmente se despiertan "Ser mamá es duro", empieza en su mensaje Zuckerberg. "Así que he estado trabajando en construir para ella lo que yo llamo una caja de dormir. Hasta ahora ha funcionado mejor de lo que esperaba y ahora ella puede dormir toda la noche. Como ingeniero, construir un artefacto para ayudar a mi pareja a dormir mejor es una de las mejores maneras que puedo imaginar para expresar mi amor y gratitud".
La caja no muestra el tiempo, ya que eso causaría estrés para su esposa, Priscilla Chan, de 33 años, y afectaría su sueño, dijo el empresario multimillonario en una publicación de Instagram. "Como no muestra la hora, si ella se despierta en medio de la noche, sabe que debe volver a dormir sin tener que preocuparse por qué hora es. Hasta ahora esto ha funcionado mejor de lo que esperaba y ahora puede dormir toda la noche".
Cuando concibieron a Max, Zuckerberg relató las dificultades y sucesivos abortos naturales que tuvo Chan. En esta ocasión confiesa que pensaban que no iban a poder tener más hijos: “Después de las dificultades con Max no estábamos seguros de qué podría pasar. Al saber que Priscilla estaba embarazada otra vez, nuestra única esperanza es que el bebé estuviera sano”. El siguiente deseo fue que llegase una niña como así fue.
Tanto él como su esposa tienen hermanas. Tres y dos, respectivamente. “No se me ocurre mejor regalo que una hermana, para que se tengan la una a la otra. Crecí con tres hermanas y me han enseñado mucho, he aprendido de mujeres fuertes. No solo son mis hermanas, sino también mis mejores amigas”, escribió en Facebook
En ambos nacimientos llama la atención la complicidad del matrimonio con su entorno. Ni el hospital, ni nadie del servicio y mucho menos paparazis desvelaron la llegada del nuevo miembro de la familia. La pareja cría a sus hijas manteniendo blindada su intimidad. Y es que en Silicon Valley, donde los datos son el nuevo oro, se respeta la privacidad de los grandes de la tecnología con mimo y cuidado. Se considera de mal gusto tomar un selfi o parar a alguno de estos creadores por la calle. Dentro del ecosistema se asume que cuanto más a gusto se sientan, más distendido será el ambiente. Zuckerberg vive en una casa similar a las de su entorno, de alta gama, pero sin signo alguno de ostentación. Tan solo ha tomado la precaución de comprar las casas colindantes y realquilarlas a sus vecinos para mantener a salvo su privacidad.

Por Agencias