Señalan pérdida de 62% de humedales.

7796.jpg

En el último siglo, México ha perdido 62% de sus humedales, ecosistemas clave para obtener agua dulce y mantener la biodiversidad. Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estiman que en el País se han perdido el 62 por ciento de los humedales en el último siglo. La institución detalla que México cuenta con seis mil 331 complejos de humedales; de los cuales, 142 son considerados de importancia internacional; sin embargo, de 1900 a la fecha se ha perdido el 62 por ciento. En el marco del Día Mundial de los Humedales, que se conmemora el 2 de febrero, Roberto Lindig Cisneros, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) de la UNAM, campus Morelia, Michoacán indicó que estos resultados no son alentadores. Señaló que además, sobre este tema no hay estudios suficientes sobre la situación de estos entornos. Resaltó que la importancia recae en que los humedales son ambientes clave para obtener agua dulce y mantener la biodiversidad y riqueza natural, además de purificar el agua y evitar inundaciones. Según datos del inventario Nacional de Humedades 2012, la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, los estados con mayor superficie de humedales, son Campeche, con 26 por ciento; Tabasco, 16 por ciento; y Chiapas y Veracruz, con nueve por ciento cada uno. Y los que están en mayor riesgo son los del norte, por ser los más raros: se ubican en zonas áridas o semiáridas, como Cuatro Ciénegas, Coahuila; pero también corren peligro muchos ubicados en las costas, indicó el investigador nivel II del SNI. México se sumó en 1985 a la Convención de Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR), un tratado internacional que implica su conservación y uso racional mediante acciones locales, regionales y nacionales, pero su degradación sigue, alertó el investigador titular C. Según la "Evaluación cuantitativa de la pérdida de humedales en México", realizada por Patricia Moreno Casasola (del Instituto en Ecología, del Conacyt), se estima que más de la mitad de los estados que actualmente tienen humedales los han perdido. Los más afectados son Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Baja California, Sonora y Tabasco, y debido al tamaño de estos ecosistemas, se calcula que nuestro país ha perdido el 62.1 por ciento, refirió. El también responsable del Laboratorio de Restauración Ambiental del IIES señaló que este problema es multifactorial: los degradamos directamente, los drenamos, destruimos la vegetación; en muchos sitios se introduce ganado, en varias zonas no hay drenaje y las aguas negras los contaminan, pero también hay daños indirectos. A esto se suma el cambio climático, pues los modelos teóricos predicen una disminución de lluvias en México, lo que impacta negativamente en la disponibilidad de agua no sólo para las personas, sino para estos sistemas. Otro problema es que la mayoría de peces que se explotan comercialmente en los mares se reproducen en humedales costeros, y si ya no existen, disminuirá potencialmente ese sustento humano. "Las especies invasoras no funcionan igual que las nativas y este ecosistema ha perdido parte de su capacidad para mantener la calidad del agua de los manantiales. La espadaña (Schoenoplectus americanus), por ejemplo, ha sido desplazada por pastos africanos, introducidos en potreros para el ganado, y no permite que crezcan otras plantas. Así acabamos con un sitio y se altera el régimen hidrológico", ejemplificó.

Por Agencia Reforma